No sé quién es Ferran Adrià

No sé a vosotros, pero a mí me parece  increible que alguien en este país no sepa quien es Ferran Adrià. Y si ese alguien es, además, un futuro cocinero todavía más.

Todos los años, cuando comienza el curso escolar, sondeo un poco a los nuevos alumnos sobre diversas cuestiones relacionadas con la gastronomía. Y mi sorpresa llega, siempre, cuando les pregunto por los cocineros mediáticos a los que conocen. A lo que me responden, como mucho, con una palabra “Arguiñano“.

De acuerdo que ellos todavía no pertenecen a este mundillo. Pero es que me parece inaudito no saber quien es Ferrán Adriá.

Si se me permite la expresión, llegan “vírgenes” a este mundo. Y esto puede ser hasta bueno para ellos. No tienen ideas preconcebidas ni erróneas de la realidad de una cocina. Siempre tendrán tiempo de llegar a donde ha llegado él. Aunque, cocineros hay muchos pero Ferran Adrià solo uno.

Recuerdo cuando entré en la Escuela de Hostelería, hace ya muchos años. La mayoría de nosotros ya sabíamos, antes de poner un pie allí, quienes eran Adrià, Berasategui, Arzak, Santamaría,…

De hecho había compañeros que solo querían aprender a hacer espumas y crujientes, no les interesaban los potajes o los breseados. Cuando terminó el curso alguno no sabía ni cómo se hacían unas patatas guisadas. ¡Qué habrá sido de ellos como cocineros!

Pienso que lo fundamental en una escuela es que se aprendan las bases de la cocina, los fondos, salsas, preelaboraciones, técnicas,… Lo demás vendrá con el tiempo.

Al final va a resultar que no es tan terrible que no sepan quien es.