Blog

Menos Falsarius y más cocinar

El otro leía una noticia sobre Falsarius. El titular decía así: “Nos han hecho creer que cocinar es como ser científico de la NASA” 

Para quien no haya oído hablar de este señor diré que ha escrito varios libros sobre cocina para impostores, como él dice. Es decir, libros de recetas para personas que no saben cocinar y/o no tienen tiempo para dedicarle a la cocina.

Y no digo que no, claro que hay una parte de la población que ni sabe ni quiere aprender a cocinar, o no tiene tiempo o no le gusta. Y este señor vende sus libros a este segmento de mercado, que de todo hay.

Recetario de Falsarius

Pero como persona que se dedica a la cocina de forma profesional, con una ámplia formación detrás, no puedo estar más en desacuerdo con ese titular. Que no con el trabajo de este señor.

 Muy pocos tienen el talento y el conocimiento para la cocina de Ferrán Adriá, Joan y Jordi Roca, Quique Dacosta, Dani García, Aduriz, Angel León, y tantos cocineros que están revolucionando la cocina en este país. A los cuales les ha costado mucho llegar donde están y darle credibilidad al trabajo que realizan.

Manzanilla

Dani García

Y no, no hay que ser científico de la NASA, Falsarius, no confunda usted al personal, detrás de esos platos hay una técnica y un trabajo enorme, horas y horas probando, experimentando, …, con equivocaciones, aciertos,… por supuesto no aptos para cualquier impostor de cocinero sin ningún tipo de base culinaria.

 Seguramente las personas que no conocen ni dominan este noble y difícil arte de la cocina, o no dispongan de tiempo para dedicarle a ella, estarán encantados con los libros de este señor, en los cuales abriendo 4 latas realiza un plato, comestible, presentable, sin más.

 Usted dedíquese a lo suyo, escribir libro para impostores, que seguramente lo hace muy bien, y deje a los verdaderos profesionales de la cocina que hagan su trabajo, sin quitarles prestigio, ese que se han ganado a pulso, con tanto esfuerzo.

Y añado, sin ánimo de ofender, que por supuesto no recomendaré sus libros a mis alumnos, ellos serán cocineros, de verdad, auténticos profesionales que conocerán los entresijos de la cocina. No abrelatas.

 P.D. Más de un impostor anda suelto por los fogones, aunque no escriban libros y sean tan conocidos como usted. Cualquier día de estos les dedicaré unas palabras.

7 Comments

  1. Jorge Guitián

    Completamente de acuerdo.

    1. Julia

      Gracias por el comentario Jorge :)

  2. Manuel Bustabad

    Hola, Julia

    Pues yo no estoy de acuerdo, caramba. Tengo el libro de Falsarius y siempre que puedo lo recomiendo. Es divertido, personal y distinto. No es sólo un recetario. Pero además sus recetas son muy ingeniosas. Y hay días que son muy útiles.

    Por otro lado creo que tenemos una conservas fantásticas (no todas, claro. Pero tampoco todos los ingredientes frescos son buenos ni baratos).

    Muchos grandes cocineros de los que nombras (bueno, realmente sólo lo sé de Ferrán Adriá) hacen cocina impostora a veces, como por ejemplo la tortilla de patatas con patatas de bolsa o las sardinas de lata pasadas por la sartén de Ferrán.

    Me encanta tu blog. Y me encanta aprender a cocinar. Siempre que puedo lo hago, claro, con ingredientes locales y de temporada a poder ser. Una cosa no quita la otra.

    Un abrazo

    Manuel Bustabad

    1. Julia

      Hola Manuel,

      me parece estupendo que no pensemos igual y además que me lo digas :)

      Entiendo tu punto de vista, y lo comparto. Falsarius cumple muy bien su labor, seguro que hace platos muy dignos con conservas, que las tenemos muy buenas.

      Mi opinión estaba más centrada en el titular y lo que ha costado situar a la cocina donde está gracias al trabajo e investigación.

      Te aseguro que no tengo nada en contra de este señor y de su trabajo, tiene su público. Que no soy yo porque veo la cocina de otra manera, ni mejor ni peor, diferente.

      Un abrazo

  3. Gipsy Chef

    Esto es solo una opinión mas. Aprovecho para avisar que soy humano y me equivoco, puede ser el caso.
    Creo de corazón que hay que intentar modular el discurso gastronómico en general para que resulte más cercano. Admiro tremendamente a la gente que pelea día a día innovando, investigando, dejando la vida -y en muchas ocasiones la felicidad- en pos de un sueño. Dos afirmaciones que, de un tiempo a esta parte parecen ser incompatibles, o estas de un lado, o estas del otro. No veo el beneficio de esta supuesta incompatibilidad. Vengo del mundo de la alta cocina, las 12 horas diarias sin apenas descanso, escuela, estrellas michelin…y después de recorrer medio mundo me he dado cuenta que todo eso llega a un limitadisimo numero de almas y que hay una gran mayoría que no tienen acceso a esa manera de ver la cocina. El problema es que lo que se ve, lo que se escucha es, a mi entender, monotemático…Al dedicarte a la docencia habrás podido comprobar que es alucinante que haya ídolos a emular, referentes para las nuevas hornadas de futuros cocineros…y que también es preocupante que los únicos referentes sean esos, que todos quieran ser Ferranes, Ruscalledas, Rocas…esta gente tiene un bagaje que empieza en lo más básico no salieron de una escuela esferificando, destilando… Por suerte o por desgracia no hay lugar para tanto genio en esta profesión, no todo es ser ese «genio estrellado» hay mas cosas alucinantes en la cocina y me asusta pensar que no son valoradas en su justa medida apartándolas del camino de esos jóvenes como «2as opciones de medio pelo» o «plan B de los que no den la talla». Lo peor que puede haber en esta vida es pasarla corriendo detrás de una zanahoria atada a un palo, sobre todo si, como yo, eres un burro y tardas años en descubrir que hay mas cosas para alimentarse y ser feliz que la sobre valorada hortaliza. Dicho esto, ni entiendo que mi amigo Falsarius «tire mierda» encima de ninguno de los grandes nombres mediáticos -si ha sido realmente su intención- ni entiendo que nadie haga de menos a todo el que no es/busca/será estrellado. El día que haya un poco mas de todo, y empecemos a mirarnos con mas cariño la cosa cambiará y no me cabe la menor duda que lo hará para mejor!!! Salud!!

    1. Julia

      Gracias por tu comentario :) Me parecen muy acertadas tus palabras. Solo añadir una cosa, como bien sabes soy profesora en Andalucía y, aunque no te lo creas, la mayoría de mis alumnos NO SABEN quien es Ferrán Adriá (los demás cociner@s de España ni te cuento) cuando entran en la escuela. Todos los años dedico una pequeña parte de las clases en que vean los documentales de Ferrán e intentar explicarles el gran genio que es y el enorme trabajo que hay detrás de esos platos (no solo él, claro).
      Y te digo que la mayoría de las veces cae en saco roto esta labor. He trabajado en todo tipo de cocinas y creo firmemente que la labor más importante en la escuela es enseñar las bases de la cocina, siempre por supuesto haciéndoles ver que hay mucho más detrás.

      Y por supuesto no tengo nada en contra de Falsarius. Pienso que cada uno tiene su público.

      Te envío un saludo :)

      1. Gipsy Chef

        Me parece maravilloso que no lo sepan..ya tendran tiempo a enterarse. Creo que a la larga les será muy util no habero sabido tan pronto!!. Ahora estoy saliendo para Donosti, pero encuanto llegue al hotel me meto a leerte un rato, me he quedado con las ganas!jajaja!!Un saludo Julia!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *