Blog

¿Guerra del pan?, no, la cruda realidad

Si no visteis el otro día el documental que emitió La Sexta llamado “La guerra del pan” os recomiendo que lo hagáis.

En el documental se estigmatiza a la panadería “Navarro”, situada en Valencia, por vender barras de pan a 20 centimos de euro. Esto ha llevado a que en su puerta haya largas colas de gente, hasta 3000 personas al día, para comprar el pan a este precio, casi la mitad del precio de la barra en el Mercadona de al lado, y a que las ventas en las panaderías del barrio hayan bajado de forma escandalosa.

En el documental visitan el obrador donde, exclusivamente, se elaboran estas barras a un ritmo frenético, porque no dan a basto, ya que venden unas 80.000 barras de pan al mes.

También se hace un seguimiento sobre la procedencia del trigo con el cual se elaboran las harinas que se utilizan en la industria panadera en España. según dicen el 70% del trigo procede del extranjero, de países como Rusia y Croacia.

Todo esto me ha llevado a revisar la historia del pan. Ya desde el Antiguo Egipto se establecían distinciones sociales según el pan que se consumía. El pan tosco era consumido por las clases sociales más bajas y las harinas utilizadas en la elaboración de este pan eran oscuras (como la harina de centeno) mientras que la harina de trigo blanca estaba destinada a las clases más pudientes.

En los tiempos de la posguerra española, desde el año 1939 al 1957, se impuso en España la cartilla de racionamiento. Cada persona tenía derecho, a la semana, entre otras alimentos, a 250 gramos de pan negro. El pan negro era un símbolo de la pobreza, del hambre que cruzó toda España en aquellos años de miseria y cartilla de racionamiento. Este pan era el que comía la gente humilde (la mayoría de la población) porque el pan blanco era de mayor calidad y un producto considerado de lujo.

La situación actual, que relata esta cadena de televisión, me ha hecho pensar en aquellos tiempos, no tan lejanos. Ya que la que la gente se desplaza expresamente hasta esta panadería y tiene que hacer cola un buen rato para poder comprar el pan de cada día. Un alimento básico en nuestra alimentación.

De acuerdo que no están comprando pan negro pero el pan ofertado es de baja calidad, por la calidad de la harina con la que están elaboradas las barras, y por su proceso de producción, periodos muy cortos de fermentación para poder producir a toda velocidad con lo cual el cereal no puede desarrollar plenamente todas sus cualidades.

No creo que el problema sea el precio del pan, el problema real es la situación económica que atravesamos que lleva a que muchas personas no puedan permitirse el lujo de comprar un pan de calidad pagando unos céntimos de más. Y esto es muy triste.

El señor Navarro ha aprovechado esta oportunidad de negocio pero también está ayudando a mucha gente necesitada. Pero quizás ese enfoque no interesaba mostrarlo en el documental.

 

 

7 Comments

  1. Jezuceto

    Es cierto que al poner la barra a 20 centimos les hace un daño tremendo a los demás, pero los auténticos culpables son las panificadoras industriales (la del logotipo rojo sobretodo) las cuales venden congeladas a las tiendas de chinos o grandes superficies, reventando precios. Miren lo rentables que les sale a las panificadoras, que por un fallo de etiquetaje, les sale más barato tirar la producción que cambiar las etiquetas…El señor Navarro, tuvo que bajar su precio por que si os fijais, tiene un Mercadona al lado de su negocio, y vendiendolo a 37 centimos, ¿qué va a hacer el hombre? El lucha por lo suyo, como los demás, pero tienen que meter mano a las grandes superficies. ¿Harina vieja el señor Navarro? ¿Quien les asegura que los demás no la utilicen? Las industriales utilizan transgénicos y (a saber si caballo también XD)productos de dudosa inocuidad. Saludos.

  2. DraX

    No le daria el apelativo de ¨Documental¨ a ninguna cosa que pongan en la sexta…

    1. Julia

      Tienes razón. No es más que una manera de hablar.
      Saludos

  3. justito

    no puedo ser parcial porque conozco a Navarro desde que tenia 10 años y solo puedo decir que desde casi esta edad este señor solo se ha dedicado a trabajar en el horno y ahora mismo con tanto ruido no esta dejando de trabajar para ser un gran empresario lo cual dice mucho del enfoque que hay que tomar y todo el mundo tiene que ser consciente de que si algo falla o no funciona el unico que lo va a sentir en su persona y en su negocio va a ser el no como las grandes superficies que son realmente el problema del asunto.

    1. Julia

      Gracias por tu comentario :)

  4. sonia

    yo soy una trabajadora de una panaderia y lo que a hecho el sr navarro no tiene nombre. yo trabajo en una pequeña empresa donde cobramos cada mes nos pagan la seguridad social y las horas de mas,con esta politica hara cerrar todas las pequeñas panaderias como puede vender una barra a 20ctm sino sale ni de coste, solo puede ser explotando al trabajador y dando calidad basura de harina, el que no esta en esta profesion no sabe lo que realmente este señor esta dando a la gente de comer

  5. miguel angel

    Polémicas aparte, para el que no conoce el mundo del pan le aseguro que, con las instalaciones y sistemas productivos que nos mostró la Sexta es absolutamente imposible fabricar esas 60.000 barras, ni siquiera 20.000, pues cada parte del proceso tiene un tiempo y si no tienes hornos de cinta de mínimo 15 metros no puedes fabricarlo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *