Francis Paniego y el sello de calidad

El cocinero Francis Paniego, del restaurante Portal de Echaurren, que ostenta una estrella Michelín y Premio Nacional de Gastronomía al mejor chef del año 2012, propone crear en España un sello de calidad para restaurantes que distinga a aquellos en los que el plato se elabora de comienzo a fin, frente a otros que se limitan a hacer el montaje de los platos con productos de sexta gama, es decir, productos que se venden elaborados y que solo necesitan ser calentados .

Esta iniciativa ya ha sido llevada a cabo en Francia, donde un grupo de prestigiosos chefs se han unido para crear el sello  “Restaurant de Qualité“, que distingue a aquellos establecimientos que elaboran sus platos de principio a fin de los que no lo hacen.

Investigo un poco y veo en la web de “Restaurant de Qualité” que la función de este sello es la de dar transparencia a un restaurante, informando sobre cuál es el origen de los productos que utiliza, de qué modo se elaboran sus platos o cuál es la cualificación profesional de los cocineros.

Dice Francis en la entrevista, y creo que no le falta razón, que esta distinción serviría por otro lado para identificar a aquellos establecimientos en los que la plantilla está desde por la mañana trabajando en la cocina frente a aquellos en los que la labor principal de los cocineros es abrir latas o envases, regenerar el producto y montar el plato. No es por quitarle mérito a nadie pero no me parece lo mismo una cosa que otra

Sin embargo me sorprende ver en twitter la cantidad de comentarios negativos, alguno bastante grosero (es lo que tiene el anonimato), que recibe Francis Paniego sobre el tema.

En mi opinión no está de más preocuparse por la calidad de lo que se va a comer y por su procedencia. Preguntas como de dónde procede el producto que se está comiendo, ¿es fresco o congelado?, ¿la salsa la ha preparado el cocinero o es de “frasco”?, ¿La carrillada se ha elaborado en la cocina o venía enlatada? me parece que no están de más.

Al final los restaurantes que trabajan con sexta gama se delatan porque en todos se ofrece lo mismo, no hay diferenciación ni originalidad. Y no es que diga que no tengan que existir, que no es eso. Tienen su público. Pero no estaría mal que se crease un sello de calidad para restaurantes que sirviese por un lado para que el consumidor estuviera informado y por otro para distinguir a aquellos que ofrecen calidad. Luego ya que cada uno que coma donde le parezca.